• gratis

    Ludwig van Beethoven
    Sinfonía núm. 7 en La mayor, op. 92 (44 min)

    Berliner Philharmoniker

    Kirill Petrenko

  • Piotr Ilich Chaikovski
    Sinfonía núm. 6 en Si menor, op. 74, «Patética» (52 min)

    Berliner Philharmoniker

    Kirill Petrenko

  • gratis

    Aleksandr Skriabin
    El poema del éxtasis, Poema sinfónico op. 54 (25 min)

    Berliner Philharmoniker

    Kirill Petrenko

  • Edward Elgar
    Sinfonía núm. 2 en Mi bemol mayor, op. 63 (54 min)

    Berliner Philharmoniker

    Kirill Petrenko

  • gratis

    Entrevista
    En el comienzo de una nueva era: Kirill Petrenko y los Berliner Philharmoniker (10 min)

El 23 de agosto de 2019, como arranque de la temporada 2019/2020, Kirill Petrenko tomó posesión de su puesto como director titular de los Berliner Philharmoniker. El concierto con la Suite de Lulu de Alban Berg y la Novena Sinfonía de Beethoven fue aclamado por el público con ovaciones. La decisión de la orquesta favorable al director ruso ya se había tomado hacía cuatro años. La elección fue recibida con sorpresa únicamente por el hecho de que anteriormente no había ofrecido con la orquesta más que tres programas de concierto. Pero estos encuentros en los años 2006, 2009 y 2012 habían dejado en los miembros de la orquesta una impresión extraordinariamente profunda.

En la contraposición de obras maestras establecidas y piezas menos conocidas se muestra no sólo el olfato seguro de Petrenko para elaborar una apasionante dramaturgia del concierto. Él sabe también cómo entusiasmar tanto al público como a los músicos por medio de la infrecuente combinación de un trabajo meticuloso centrado en los detalles durante los ensayos y un temperamento arrebatador. Para él existe una correlación entre precisión y emotividad, entre «trabajo duro» y «felicidad artística», y esto es algo que el propio Petrenko hizo constar en acta después de su elección de cara a la futura cooperación con los Berliner Philharmoniker: «Ante todo espero que, cuando hagamos música juntos, surjan muchos momentos de felicidad artística que premien nuestro trabajo duro y que puedan llenar de sentido a nuestra vida artística».

En el tiempo transcurrido entre su elección y la toma de posesión de su puesto, la frecuencia de sus visitas a Berlín no dejó de aumentar. Dirigió programas en los años 2017 y 2018, así como el concierto inaugural de la temporada 2018/2019, y posteriormente realizó con la orquesta una gira que los llevó a Salzburgo, Lucerna y Londres; apareció además en el Festival de Pascua en Baden-Baden. El repertorio conjunto trabajado por ambos ha pasado a abarcar desde el Clasicismo vienés (Mozart, Beethoven) hasta la música contemporánea (John Adams). La presente selección presenta momentos destacados de la que es, de momento, esta primera fase de trabajo de 2006 a 2019 de los Berliner Philharmoniker junto con Petrenko, una suerte de director titular «ante portas». La lista de reproducción se completa con el documental El comienzo de una nueva era: Kirill Petrenko y los Berliner Philharmoniker, realizado poco antes de la inauguración de Petrenko y en el que miembros de la orquesta expresan sus puntos de vista sobre el director.

La afinidad de Petrenko por las rarezas defiende aquí la causa de la Segunda Sinfonía de Edward Elgar, que la orquesta no había tocado anteriormente durante décadas. Se trata de una música profunda, concebida a una escala expresiva excepcionalmente amplia, como afirmó el director en la entrevista que le hicieron para el Digital Concert Hall. También es infrecuente encontrar habitualmente en las salas de concierto (alemanas) el Poema del éxtasis de Aleksandr Skriabin, que en la presente interpretación culmina en una extraordinaria explosión y liberación de sonido. Por contraste, la Séptima Sinfonía de Beethoven pertenece al núcleo central del repertorio, una «pieza de referencia» de los Berliner Philharmoniker desde siempre, que Petrenko desarrolló por completo a partir de su energía rítmica en el ya mencionado concierto inaugural de la temporada 2018/2019. Otro momento destacado fue –en el primer concierto de Petrenko con los Berliner Philharmoniker después de su elección– la Sexta Sinfonía de Piotr Ilich Chaikovski, conocida como la Patética: una obra confesional que en la interpretación ofrecida por la orquesta y su futuro director titular, que fue muy aplaudida por el público, estuvo cargada tanto de precisión formal como de fuerza emocional.